Entrevista a D. A. Pennebaker y Chris Hedegus

Por Angela Precht y Francisco Willumsen

Observaciones +

Entrevista realizada durante Inedit Barcelona. Agradecimientos a Festival IN-EDIT Nescafé.
 
 

D.A. Pennebaker: Ella es Chris Hedegus.

Chris Hedegus: Hola…

D.A.P.: Y yo soy Mr. Hedegus (risas). No, soy D. A. Pennebaker. Mucho gusto de conocerte…

laFuga: Vas a introducir Don’t Look Back (1967)…

D.A.P.: Ah, Don’t Look Back, el film es acerca de Bob Dylan, tiene alrededor de cincuenta años ¿qué más te puedo decir? No es el primero, pero sí es el primero que hicimos y que logramos introducir en el cine, que fuera tratado como “de cine”, eso hizo una diferencia tanto para mí como para éste.

C.H.: Otro de los filmes que estamos mostrando es Depeche Mode 101 (1989), que fue una gran aventura para todos nosotros. Lo pasamos increíble con la banda y con el tour de los Estados Unidos, era un gran riesgo para ellos… tocar en el Rose Ball, y lograron llenarlo. Los fans se transformaron en personajes maravillosos. Ziggi Stardust (1973)…

D.A.P.: Ziggy Stardust fue un film que hice con David Bowie, a quien no conocía. Lo hice cuando fui a Inglaterra a grabarlo… fue una especie de sorpresa, no esperábamos hacerlo, éramos sólo tres de nosotros…y finalmente logramos dar con él en el último tour con The Spiders, fue algo muy interesante.

lF: Cuando filmaste a Bob Dylan, ¿eras consciente de estar filmando un momento histórico específico, en donde Dylan abandonaba su tradición acústica para ahondar en la guitarra eléctrica?

D.A.P.: Mmm… no. No creo que ninguno de nosotros estuviera consciente de algún momento histórico en particular, y tengo la impresión de que Dylan tampoco, que en ese entonces era un poeta que aún no había sido descubierto y que más adelante sería de interés…tu sabes, como Shelley o Byron, o cualquier persona que sea un poeta, que sólo son conocidas por un cierto número de personas. No tenían grandes bases históricas, sino un interés momentáneo. Yo nunca pensé en él de esa manera, era solo un film por hacer.

lF: ¿Y cuál era tu impresión de él? ¿Era como un genio o pensabas en él como un rebelde?

D.A.P.: No, era sólo una persona a quien tuve la oportunidad de conocer, me parecía interesante en la manera en que utilizaba el lenguaje. Decía las cosas al contrario de la manera establecida. Pero además, parecía ser bastante normal. No tenía ningún objetivo específico con el film, él trataba de hacer un tour en Inglaterra y yo estaba ahí para registrarlo lo mejor posible.

lF: ¿Y qué piensas ahora de la manera en que ha madurado artísticamente? ¿Te parece cómo ha resuelto su carrera?

D.A.P.: Sí, tú sabes, se ha convertido en una especie de ícono para su tiempo, lo que es siempre sorprenderte. Probablemente lo sorprende a él tanto como a todos, pero es reservado, no es una persona que busque publicidad, por lo que es difícil saber qué piensa acerca de cualquier cosa… tú sabes, él se mantiene por medio de sus formas.

lF: ¿Y cuál fue la opinión de Dylan cuando vio el documental terminado?

D.A.P.: Yo pienso que al principio él estaba un poco extrañado con la manera en que el film se había vuelto tan íntimo, porque era una especie de película casera y a él no le pareció que esto pudiera tener mucho efecto en lo que pensaba de las cosas, pero cuando la vio lo tomó por sorpresa, le llevó algunos días acostumbrarse, y después estuvo de acuerdo.

lF: ¿Qué te hizo filmar esa película, crearla? ¿Qué cosas te hicieron filmar Don’t Look Back?

D.A.P.: ¡Eso es lo que hago! (risas) ¡Yo hago películas!

C.H.: … ¿Pero por qué filmar películas de esta manera?

D.A.P.: Bueno, yo trabajé con una línea de tiempo y nos propusimos hacer un film que fuera como las fotos de la revista Life, que eran siempre como “el atrás de los bastidores”. Queríamos hacer películas sobre personas que fueran interesantes, pero en “el atrás de los bastidores”, no en su vida “formal” sino que en la “informal”. Y para hacer eso tuvimos que desarrollar una cámara que fuera silenciosa y que pudiera grabar los diálogos sincronizados. Encontrar la manera de hacerlo nos llevó mucho tiempo, al menos un par de años, hasta que pudimos llevar a cabo un film que aunara los aspectos técnicos que una película tenía y que no se viera como casero.

lF: Y para ti, que fuiste un testigo privilegiado de la escena del rock de los años sesenta…

D.A.P.: Un poco, sí, o sea, yo estaba ahí cuando esas personas lo estaban, tú sabes, ahí haciendo sus cosas, pero yo no era el único, muchas se encontraban haciendo lo mismo.

lF: No, claro, pero todas esas experiencias dejaron lecciones sobre la vida…

D.A.P.: Bueno, sí, eso creo. Tú creas una línea y continúas haciendo lo que sabes hacer, tratando de hacerlo lo mejor posible, nunca te rindes porque siempre hay algo que hacer, más de lo que realmente puedes. Así que sólo debes seguir haciéndolo sin importar nada.

lF: También filmar músicos no es lo mismo que filmar un personaje, por ejemplo, David Bowie, quien, pienso, es absolutamente distinto de Bob Dylan.

D.A.P.: Bueno… todos somos distintos, David es distinto. Dylan me llamó para preguntarme cómo era David. Él estaba interesado porque Bowie era algo así como increíble, no sé, como una luciérnaga que enciende la noche, y muchos músicos son mucho más ordinarios que David. Cuando él sube al escenario se vuelve increíble ¿sabes? Ese era el teatro del rock, antes de eso, el rock, cuando ibas a ver un concierto de rock, en el escenario sólo había grandes pilas de amplificadores y gente jugando con ellos, eso era básicamente. El proceso era confrontacional, pero con Bowie ese no era el caso, lo único que te confrontaba era esta criatura, vestida con unos atuendos impresionantes, cantando solo. Era como si estuviera solo en el escenario. No lo estaba, pero así lo parecía.

lF: Y cómo fue la experiencia de filmar, el rol es extraordinario, el festival…

D.A.P.: Bueno, sí, ese fue el primer festival al que asistí, y no creo que haya muchos filmes acerca de éste. Tenía cuatro o cinco cámaras y todas eran hechas a mano, así que eran cámaras por las que debías preocuparte, si funcionaban o no… Además tenía mucha gente interesada en la música, así que deje que todos actuaran libremente, no traté de dirigir a nadie. La gente iba donde le parecía que debía estar y desde allí filmaba lo que querías registrar. La filmación fue una cosa poco certera, realmente no sabías lo que teníamos hasta que lo revisábamos.

lF: ¿Has visto No Direction Home (2005), la película de Scorsese acerca de Bob Dylan? ¿Cuál es tu opinión acerca de ella?

D.A.P.: Ahí hay mucho material sobre Dylan que yo filmé muchos años atrás, Scorsese los unió e hizo una película con eso.

lF: Como un patchwork

D.A.P.: Sí, sí…

lF: ¿Te gustó la película?

D.A.P.: Sí. La entrevista con Dylan me pareció interesante, pero esa no fue hecha por Scorsese, de hecho fue hecha por Jeff, uno de sus ayudantes. Sí, me gusto, al menos estaba feliz de que se usara algo de ese metraje que llevaba muchos años en el clóset y que nadie había visto. Así que me gustó.

lF: Han trabajado juntos en varias películas…

D.A.P.: Sí.

C.H.: Ellos empezaron a trabajar juntos en 1976, hicieron muchos filmes de carácter político y musical. Hicimos un film cuando Jimmy Carter era presidente, grabamos entre tres y cinco horas y The War Room (1993) trataba sobre la elección del Clinton. Más recientemente hicimos uno sobre Al Franken, quien más tarde resultó ser senador de los Estados Unidos.

lF: Y el metraje que mostraron ayer, acerca del cambio…

C.H.: Vote for Change (2004).

lF: Sí, ¿era como una mezcla entre la tradición musical y política?

C.H.: Bueno sí, Vote for Change fue un proyecto que hicimos cuando John Kerry se presentó a las elecciones presidenciales contra George W. Bush. Fue un concierto increíble, lamentablemente el efecto no funcionó, pero Bruce Springsteen, REM, Dixie Chicks, Dave Matthews, una gran colección de artistas increíbles, se juntaron e hicieron este concierto, además de conocerse entre ellos, también lo hicieron con algunos documentalistas bastante conocidos como lo es Al Maysley.

lF: Ok. ¿Les gustaría agregar algo más?

Chris: Bueno, no. Sólo que estamos muy felices de formar parte de este festival, tanto aquí, en Barcelona, como en Chile. También espero que puedan ver nuestro último film, que no es musical aunque sí tiene una música increíble, se llama Kings of Pastry (2009).

lF: Ok, muchas gracias.

 

 
Como citar:
Precht, A. (2011). Entrevista a D. A. Pennebaker y Chris Hedegus, laFuga, 12. [Fecha de consulta: 2017-05-28] Disponible en: http://2016.lafuga.cl/entrevista-a-d-a-pennebaker-y-chris-hedegus/449