Luz silenciosa

Violentar la emoción

Por Sebastián Alberto Lopez

Director: Carlos Reygadas Año: 2008

 
 

1.

Las estrellas, las nubes y la oscuridad del cielo. El sonido de los grillos y el mugido lejano de unas vacas. La cámara se tuerce cayendo, silenciosamente, lentamente. En un principio fue el amanecer, luego vino el campo.

Ahora bien, en el terreno de la palabra; ¿Pueden los datos de la realidad que les puse arriba tener un tiempo con sólo ser palabras en la mecánica de la escritura, lectura, imaginación? ¿Pueden tener un tiempo en el preciso instante en que las lees y te las imaginas?
El cine; «cronos» de las artes, es el mas completo de todos los habladores del mundo.

2.

Dice Reygadas 1 : «Entonces, estaba un día en mi cuarto, en un lugar muy hermoso en la costa de Viscaya del país vasco, y estaba oyendo música en mi computadora y en el salva pantallas de mi computadora mac, la de los astronomos había ahí, una estrellas volando, así como flotando y me pareció increíble, estaba oyendo Sigur Ros, y bueno, te digo; parece banal pero en realidad no lo es, es lo contrario, digo, todo lo que puedes crear en la vida o lo que han creado grandes artistas o poetas viene de cosas que observan en el mundo fisico y que sienten, entonces yo no mas senti eso y senti en ese momento que eso me iba a ayudar a abrir y cerrar la pelicula , y de ahi me vino la idea de bajar de las estrellas a ese amanecer».

1. De la sesión de preguntas y respuestas posterior a la proyección realizada en la versión de Bafici 2008.

El comienzo de “Stellet Licht” es un plano-secuencia que va desde la oscuridad de la madrugada hasta el amanecer de las cosas, es la representación imposible de la realidad bajo la creación del tiempo en cine.

En el universo cinematográfico, luego de que el tiempo real ha sido filmado, grabado, o capturado, «puramente», (diciéndolo en términos mas profundos), nace la posiblidad de crear aquellos mundos paralelos donde la temporalidad de este, sera producida por: (1) el principio del montaje, es decir: la contradicción entre imágenes encadenadas una al lado de la otra y, (2) de la puesta en escena de las cosas, de la forma del ver, por medio de la cámara gracias a efectos ópticos que nos dan la impresion de temporalidad real.

En la película entonces; tenemos el plano secuencia de un amanecer, sonorisado con la atmósfera sensible de su naturalidad. Este fenómeno en el mundo inmediato de las cosas tarda alrededor de dos horas o un poco mas, pero en este caso es presentado bajo la representacion temporal de 4:50 minutos de duración. Que quede claro, sin cortes, pura óptica. Por lo tanto, la cinestecia nos transporta a otro mundo, con otro tiempo, y con otras leyes. Todo lo dispuesto fuera de ti y tus ojos pegados a lo que sucede en la pantalla no es necesario. Haz entrado al mundo paralelo de Reygadas, cuya redefinición formal de el tiempo nos adelanta que no sólo esto es radicalmente nuevo sino que también todas las otras leyes que rigen a la naturaleza, tanto asi como a los hombres, y por lo tanto su espíritu. En conclusión; a partir de la nueva temporalidad cinematográfica, la realidad se redefine tanto en su pasar en el tiempo, como en las leyes que rigen a los hombres, nos daremos cuenta de esto al conocer y ver a los personajes.

Reygadas: «No se trata solamente de ilustrar de una forma bella, es peligroso eso, se tiene que sentir que tanto la fotografía, como el sonido, los actores, la historia, la unificación de el estilo global, todo es la película misma. Es mas, en esta película, que tiene subtítulos, necesariamente tuve que escoger la forma en que se hacían, incluso si es que iba a dejar tres puntos suspensivos al final de cada uno o tres al principio del siguiente, si habia continuidad, etc. La tipografía que escoges, el color, los créditos, etc.(…) es decir, hasta estos pequeños detalles son matices de expresion que hacen la película».

3.

R: « Ellos son tan específicos que tienen un enorme potencial de convertirse en modelos arquetípicos. Es como cuando ves una película de Ozu. Como son tan específicos y distantes a nosotros, finalmente trasciendes inmediatamente formas de lenguaje y todo eso, y sólo te fijas en que uno es una madre, los otros son los hijos y que este es el padre y estos los vecinos».

Luz Silenciosa” acontece en Chihuahua, México. Dato geográfico que sólo es sugerido en ciertos detalles. Esta vez no es el panorama folclórico mexicano lo que ocupará la historia de la película, como era en el caso de “Japón” o “Batalla en el Cielo” respectivamente, sino que la tragedia dramática de una familia menonita, en la forma del adulterio paternal, llevada a cuesta por los personajes como una carga enorme, que dota a los espacios con una densidad tremenda, dicha densidad se transmite en la gestualidad y en la palabra expresadas por la familia. Estetica contradictoria entre espiritu y ley, dios y religion, carga y deseo, afecto y remordimiento.

Reygadas agrega: «Dentro de los menonitas no es que las desiciones se tomen a nivel comunitario, como es el caso de una comunidad tradicional mexicana, donde tendría que haber ido con el jefe, y te encuentras con todas las relaciones de poder, de incluso corrupción con el jefe, ya que si te arreglas con el estas obligado a hacerlo con todos. Pues en este caso no, aquí es completamente individual, hay unos liberales y otros totalmete ortodoxos, es decir, pude moverme y lidiar. Aquí es individual, si no le parece al vecino bueno al otro si, (…)

Reygadas le planteaba a las personas convertirse en personajes. Manteniendo invariablemente su escencia como personas, es decir no convertirlos en actores, sino que de alguna manera hacerlos trabajar una experiencia de emociones por medio de la interpretación de una historia, de la construcción de la tragedia espiritual en este caso. Esto es algo ético y religiosamente imposible para ellos, su ortodoxia les impide ver películas, ser fotografiados, etc. ya que su concepción acerca de estas cosas es cercana a lo demoníaco.

R: «Filmamos en un motel que está a un kilómetro de la casa de Cornelio, (el hombre que hace el personaje de Johan), y a la mujer de él le pareció muy fuerte, le hizo problemas, y hasta llego a renunciar a la pelicula, pero luego de un tira y afloja pudo volver, tuvo que ser totalmente valiente, ya que le propuse el proyecto en su totalidad con las partes dificiles y tal, y él lo aceptó y asumió, sabiendo a lo que se exponía. Cornelio finalmente creyó en el proyecto en su totalidad».

Hay en esta última entrega de Reygadas una búsqueda por la relativización de la realidad muy grande, tanto desde la esfera temporal, como humana, y tanto desde la investigación documental hasta el rodaje mismo. Es claro que Reygadas a madurado totalmente sus concepciones acerca del trabajo tanto de actores como de imagen, redefiniendo las influencias bressonianas, y tarkowskianas: «El proceso que hago para hacer un guión, en las tres películas que ya he hecho, no es tomar notas ni trabajarlo miles de veces. Sino mas bien tener la idea de la atmósfera de la película, y la idea de ciertos momentos escenciales de ella, como en este caso, la muerte por dolor en un momento dado, la muerte física e instántanea por un momento de dolor emocional. Ocho meses antes de filmar escribí el guión, ya conocía la tierra de los menonitas, lo escribí en tres dias, prácticamente sin parar, como si fuera una especie de sueño, de trance, de visión hipnótica, no sé, no lo volví a tocar ni nada, lo escribí con colores, con encuadres, con tiempos, con todos los diálogos, y así queda».

 

 
Como citar:
Alberto, S. (2008). Luz silenciosa, laFuga, 8. [Fecha de consulta: 2017-11-25] Disponible en: http://2016.lafuga.cl/luz-silenciosa/99