Nuevos cines, nueva crítica

El cine en la era de la globalización

Por Juan E. Murillo

Autor: Antoine de Baecque. Año: 2006 País: Espana Editorial: Paidós

 
 

Este cuarto y último volumen recopilatorio de la Pequeña antología de Cahiers du Cinéma, a cargo de Antoine de Baeque, cierra la serie en un territorio completamente distinto de aquel con que se inició este viaje, allá por el volumen titulado La política de los autores (Paidos, 2003).

En gran medida, porque toda la segunda parte del presente libro (“El estado del cine en el mundo”) y varios de los artículos de la primera dan cuenta de lo que ocurre en lejanas cinematografías, como India, Hong-Kong, Taiwan, África, Palestina, etc, pero, más profundamente, porque el mismo concepto, ya ampliamente acuñado, de la “política de autor”, creado por Truffaut entre 1954-55, ha dado paso a lo que podríamos llamar “producción de autores”.

Y creo que es precisamente este desplazamiento lo que subyace en estas páginas; de cómo una teoría política del cine ya existente, la de “autor”, se ha visto en problemas para aparecer ahí donde las precarias condiciones productivas de países colonizados, totalitarios, fragmentados o desterritorializados (como Palestina) hacen más fácil estar en la industria oficial, pese a la urgencia política de hacer otro cine.

Es así como varios artículos se abocan a informar al lector occidental todas las dificultades que deben superarse en estas regiones para poder producir un “autor”, como es el caso de Hou Hsiao-hsien, Wong Kar-Wai, Hong Sang-Soo, etc.

Ahora bien, en términos de “placeres de texto”, estos son los artículos más débiles, salvo los de Olivier Assayas sobre Hong-Kong y Taiwan, más cercano en su estilo a Daney que a Tesson. El resto parecen lo que no deberían parecer y, sin embargo, son; artículos de revista.

De todos modos hay muchas cosas buenas. Entre ellas, las dos crónicas-viaje de Serge Daney sobre dos festivales bastante trascendentes por sus resonancias políticas del momento; “Las jornadas de Gandsk”, en la Polonia de 1980, año de la liberación de Lech Walesa y cuya exigente actividad sindical aparece descrita agudamente en el texto, a través de las interacciones por igual entre obreros y cineastas, entre ellos el emergente Kieslowski, que da toda la impresión de ser un pesado.

El otro es “Espacios sin distancias”, en torno al Festival de Cine de Moscú del año 1989, fecha bisagra en la transformación de todo un continente. Una reflexión de Daney resume su visita; ´¿hemos captado la medida de la paradoja soviética? ¿Que en un país socialista lo más siniestro, los más deteriorado, sea precisamente lo social (la calidad de cierto “vivir juntos”)?´

También es absolutamente indispensable el texto de Pasolini “El cine de poesía”, pronunciado en 1965, durante el Festival del Nuevo Cine de Pesar. El tema de su ponencia no es fácil; tratar de definir si es posible hablar de cine “poético”, es decir, si existe en las películas (o en el lenguaje del cine) algo correspondiente al “discurso libre indirecto” de la literatura. Para comprobarlo recurrirá a tres grandes; Bertoluci, Godard y Antonioni. Es el encanto de una teoría de cine misteriosa, inconclusa, pero que aún tiene mucho que decirnos.

Finalmente, por su frescura e infinito interés cosmopolita, el texto “Pequeño vocabulario del cine independiente neoyorquino”, de Bérénice Reynand es una pequeña joya, y nos muestra lo que sucede cuando un francés deja de lado sus prejuicios y se deja encantar por lo que pasa en el lugar donde todo pasa.

En fin, pareciera ser que los Cahiers siguen vigentes, activos, asomándose ahí donde sus instrumentos detectan pequeños sismos. Y realmente pareciera ser que en los últimos años hay movimientos telúricos por todas partes, mejor aún si se trata de países cuyos nombres distan de la familiaridad. Es la seducción, también, de los “cultural studies” que Harold Bloom aborrece, ese exotismo e interés por la última “poesía lésbico-esquimal”. Ataque que, por supuesto, es rechazado en el prólogo de este libro.

Por mientras, más o menos ajenos a todo, los realizadores jóvenes tratan con uñas y dientes de producir su primera película. Y si algún Cahiers les da una mano, tanto mejor.

Los títulos aparecidos en la colección Pequeña antología de Cahiers du Cinéma son;

1.La política de los autores.

2.Una cinefilia a contracorriente

3.Teoría y crítica de cine

4.Nuevos cines, nueva crítica

Todos compilados por Antoine de Baeque, salvo “Una cinefilia a contracorriente”, compilado por Antoine de Baeque y Charles Tesón.

 

 
Como citar:
E., J. (2005). Nuevos cines, nueva crítica , laFuga, 1. [Fecha de consulta: 2017-08-23] Disponible en: http://2016.lafuga.cl/nuevos-cines-nueva-critica/241