Entrevista a Marie Losier

Directora de The Ballad of Genesis and Lady Jaye

Por Andrea Lathrop

Observaciones +

Entrevista realizada en el marco de SANFIC 2011.
 
 

Andrea Lathrop: Vi que has hecho muchos cortometrajes que no están disponibles, algunos parecen registros de performances.

Marie Losier: Sí, son algo performativos, especies de retratos y pequeños actos preformativos; muchos disfraces, mucha performatividad.

A.L.: También dirigiste unos retratos de realizadores de vanguardia, ¿es esta una serie de filmes?

M.L.: Cuando empecé a hacer filmes hice uno sobre un realizador underground de New York, y desde entonces he hecho una serie de retratos. Antes de hacer películas pintaba y hacía dibujos; retratos muy similares y rápidos en óleo. El cine funcionaba de la misma manera: encontrarse con el artista que tenía que pintar, después venía la consumación, pero por medio del film.

A.L.: Vi que también trabajaste con el realizador experimental canadiense Guy Maddin. ¿Cómo es trabajar con él, que también se encuentra en una bisagra entre lo plástico y lo comercial?

M.L.: Él es un realizador más comercial ahora, un realizador realmente grande. Es alguien que está entre la realización personal y lo comercial, no viniendo del mundo de las artes. Pero es sumamente prolífico y ha hecho varias piezas; alguien que es, por un lado, extremadamente experimental, pero por otro, comercial. Alguien que puede alcanzar los dos mundos. Él realmente me inspiró. Nos conocimos y nos hicimos amigos, y luego tuvimos un encargo de hacer un film juntos para el festival de cine de Berlin, así que intercambiamos metrajes. Me dio una filmación de sus manos, un trabajo precioso, teníamos dos días para hacer un trabajo, así que terminé creando un cortometraje que finalmente abrió el festival de Berlin.

A.L.: Y qué hay con respecto a The Ballad of Genesis and Lady Jaye (2011), ¿qué te hizo hacer este film? ¿Cómo conociste a Genesis P. Orrige?

M.L.: Fue totalmente inesperado, yo no conocía a Genesis ni su trabajo. Lo que en una forma fue bueno, porque me hizo ir descubriéndola a lo largo del film sin ideas preconcebidas. Y la conocí porque fui a ver un concierto de Alan Vega en Manhattan, un concierto muy malo, pero lo bueno fue Genesis. Yo nunca la había visto, no sabía quién era, pero la performance realmente me sorprendió, una voz muy particular, muy poética, un buen trabajo en escena. Quedé sorprendida, me pregunté quién era. Al día siguiente fui a una galería a buscar a un amigo y había mucha gente, pisé el pie de alguien y cuando me di vuelta para disculparme me di cuenta de que era Genesis. Empezamos a conversar, le dije que la había visto el día anterior y lo pasamos realmente bien, fue algo muy corto, pero muy fuerte. Algunos días después me pidió que fuera a su casa y conocí a Lady Jaye, me hicieron algunas preguntas para asegurarse de que yo no era una realizadora de cine comercial. No sabía nada de ellos, ellos nada de mí, pero la conexión, desde ahí, funcionó de muy buena manera. Me pidieron que las filmara, y dos semanas después me invitaron a ir a un tour con la banda (Throbbing Gristle), en un bus y todo eso; y les dije, claro. Ese fue el inicio de siete años de trabajo juntos, de un largo viaje.

A.L.: Sí, en el film podemos notar que la relación entre tú y ellos es de total comodidad, que se sienten bien con la presencia de la cámara.

M.L.: Había mucha confianza, al principio me pusieron a prueba, pero después vieron quién era yo. Son personas muy conocidas y controversiales. Yo no era una fan, así que eso ayudo a que la relación que entablamos fuera más bien de amistad, y pude formar parte de su vida.

A.L.: Finalmente es un film de amor, sobre una relación, y no de Genesis como artista (performer o músico).

M.L.: Yo no quería hacer otro documental sobre música industrial, eso ya se había hecho. Aquí yo hice todo, edité y grabé, no tenía equipo. Éramos sólo yo y ellos. Fue algo muy personal porque no había nadie entre nosotros. Es por eso que no quise hacer un documental sobre el pasado, con material de archivo, quería que fuera hoy. Y después de entrevistas, revisar archivos, etc., me di cuenta que la historia de amor era lo más importante.

A.L.: Eso se puede ver, de alguna manera es dar una vuelta a este personaje de Genesis.

M.L.: Finalmente yo grabé lo que ellos querían mostrarme, nada referente a Throbbing Gristle, ni y del cliché de cómo era él en realidad.

A.L.: Y más allá de la música industrial, está el hecho de que Genesis es un conocido performer que se mueve en círculos de las artes visuales, muy relacionado al trabajo de Orlan y otros artistas.

M.L.: Uno de los primeros performers o artista corporal, y la verdad es que hice que se encontraran con Orlan. Genesis conocía el trabajo de Orlan, pero Orlan no conocía el de él ni su trabajo.

A.L.: Genesis es una versión más punk.

M.L.: Para mí él es más real, Orlan no se involucra y terminó siendo algo más clásico por la manera en que habla del arte y por las galerías en las que expone. Genesis es lo real, viviendo directamente la experiencia, no teniendo ningún tipo de apoyo de parte de las galerías o museos, siendo la experimentación, y en este caso, el amor la verdadera obra.

A.L.: Al ver el film se ve que finalmente para ellos, en este intento por parecerse, el amor es su gran performance.

M.L.: Sí, lo es. El cortarse el cuerpo funciona de la misma manera en que lo hace la música de Throbbing Gristle y los collages de Genesis. Para ellos cortarse su cuerpo es una prolongación de su trabajo, pero relacionada con el amor.

A.L.: También es interesante la manera en que está hecho el film, es muy plástico. Tiene estos retratos estáticos de ellos, muchas veces disfrazados, representaciones de sueños, además de algo, estéticamente, muy simétrico.

M.L.: Venir del mundo del arte es algo muy importante al minuto de realizar un film. La secuencia del sueño, el tableau vivant, es un lugar muy extraño para poner a una personalidad punk y tan controversial como Genesis. Es algo tan inapropiado para una figura como la de él, el sueño es algo más emocional, bondadoso.

A.L.: Justamente es la posibilidad que permite un aspecto más plástico, que para este film me parece fundamental, al ser ellos dos figuras muy plásticas, que eso se pueda ver reflejado en la construcción del film…

M.L.: Para mí es muy cómodo, ya que no vengo del campo del cine, no tengo reglas. Mi manera de hacer retratos, de filmar, no es la manera del biopic clásico.

A.L.: De todas formas ha sido un film que ha tenido cierta circulación, estuvo en BAFICI, ahora acá.

M.L.: Igual para mí ha sido un cambio, el estar aquí o el haber sido invitada a festivales, nunca antes había sido así, siempre había circulado en un pequeños circuito de arte o de filmes experimentales; ahora, que mi trabajo se está moviendo a un nivel mayor, es algo muy lindo.

A.L.: De todas formas habías expuesto en el MOMA y en la TATE Gallery, que no son menores.

M.L.: Sí, con pequeños filmes experimentales, pero me encantan los festivales, que haya gente viendo. Espero que la película continúe siendo vista.

A.L.: Bueno Marie, agradezco tu tiempo.

 

 
Como citar:
Lathrop, A. (2012). Entrevista a Marie Losier , laFuga, 13. [Fecha de consulta: 2017-04-28] Disponible en: http://2016.lafuga.cl/entrevista-a-marie-losier/497